Publicado en Carreras por montaña, Mi Opinión

Mi Transvulcania 2018

Me atrevo a escribir, una vez ya bien digerida y reposada, de la Transvulcania 2018.  Llevo años haciéndolo y ahora no voy a dejar de cumplir con mi propia tradición aunque reconozco que este año, antes de poner negro sobre blanco,  me lo he pensado más.

Galería de imágenes de Transvulcania 2018 

Como todas las “Transvulcanias”, cualquier tema, por pequeño que sea, que afecte a esta prueba se magnifica hasta puntos insospechados. Me repito en mi pensamiento de que los palmeros somos pocos y mal avenidos, con lo  nuestro, y los nuestros. Sabemos que este evento sobrepasa nuestras fronteras insulares y llega su eco allende de los mares…  Qué organizarlo cuesta lo suyo y no sólo económicamente, qué la parte logística es compleja y que su difusión es permanente todo el año, qué cualquier variación en la prueba tendrá partidarios y detractores, que lo que para mi puede ser bueno para ti puede ser malo…  Así que voy con mi opinión…

En lo estrictamente deportivo la #Transvulcania18 generaba dudas en cuanto a la calidad de la participación. Los 3.600 inscritos de 60 y pico nacionalidades estaban garantizados pero las estrellas de trail tenían que elegir entre el mundial de la especialidad en Penyagolosa, (para más inri también en España), Castellón, la propia Transvulcania o descartar ambas por retos posteriores o por lesiones.

Estas dudas se vieron poco a poco disipadas por el incesante anuncio en redes sociales de los cabezas de cartel de la Transvulcania.  El mundial contaba con muchas selecciones nacionales con plazas fijas desde hacía tiempo y con plazas de última hora decididas por méritos deportivos, como en el caso de la escuadra española.  La propia España era el país con una representación de mayor nivel refrendando los títulos de ediciones anteriores. Con un descomunal Luis Alberto Hernando (mejor corredor de montaña de los últimos años del planeta running), con un inteligente planteamiento de carrera de “nuestro” gomero Cristofer Clemente, y con un séquito de lujo con Pablo Villa y Villalobos, “nuestro” Efrén,…  no había ninguna otra selección con potencial similar a la española, más aún con las numerosas bajas de última hora por lesiones en otras selecciones punteras como la francesa…, por ejemplo.

Todas estas piezas de renombre faltaron en el puzzle que conformaba Transvulcania pero la prueba palmera fue capaz de captar a corredores de caché mundialista que antepusieron correr en La Palma a disputar el mundial…  En conclusión ambas pruebas salieron perdiendo.  El problema parece continuar ya que, muy posiblemente, el año que viene volverá a pasar lo mismo y cada “federación internacional” estará más interesada en poner la zancadilla a la otra y no en que progrese este deporte y quienes lo practican a alto nivel…

La fuerza de Transvulcania radica en el corredor “anónimo” que quiere vivir una experiencia única y singular.  Por sus gentes, por sus paisajes, por su dureza y por su belleza…  Sólo hay que ver las crónicas personales de muchos de ellos tras disputar la prueba para darse cuenta que es mucho más que una carrera.

Este año quería volver a subir a las Deseadas, a mitad del recorrido de la Ruta de los Volcanes, y poder contemplar el amanecer desde la cumbre (algo que al menos una vez en la vida hay que hacer).  Embullé a Vane (mi compañera del día a día), a que viviera una Transvulcania conmigo y aceptó (gracias a que pudimos colocar a los niños). Espero que en 2019 repita…

El Miércoles previo al kilómetro Vertical probé a subir a media tarde a las Deseadas por la pista del Cabrito y la pista de Cosme ( o Don Cosme, no sé).   Con mi Qashqai, tracción delantera, no tenía claro poder llegar a los 1.800 metros de altitud del collado de las Deseadas por una pista de tierra bastante rota y con mucha piedra suelta. Si no lo intentas no lo sabes, me dije.  Y con calmita, bien despacito, fui subiendo para no hacer pupa el coche. Hubo un par de tramos malos donde la tracción brillaba por su ausencia pero el Nissan se portó y llegamos al punto “deseado”. Eran las seis y media de la tarde, un cielo azul espectacular, 12ºC y una tranquilidad, una paz, que invitaba a cerrar los ojos y respirar el aire puro…  Momento relax total..  Aproveche a hacer algunas fotos, no muchas y caminar un poco el sendero (no iba con el calzado adecuado).  A la media hora decidí bajar de regreso tras no a ver visto a nadie por esos lares (es raro no encontrarse con un turista haciendo trecking).  Momentos así habría que tener más a menudo iba pensando mientras conducía…

Ya el Jueves por la tarde me dirigí a disfrutar del Binter Kilómetro Vertical junto a mi suegro. Siempre me gusta ver la prueba del mirador del Time hacia arriba, dirección a la meta en la Torre.  Esta vez aparqué en la cajita de Minaderos y desde ahí caminamos por una pista abandonada hasta el sendero de la prueba. Una vez allí no me convencía la vista para hacer las fotos y comenzamos a subir por el sendero y fue todo un acierto.  Llegamos a una zona empinada de verdad dónde más que correr había que escalar. Nos gustó y tocaba esperar a los primeros corredores que ya en ese momento habían tomado la salida.

La vertical me gustó más este año. Supongo que por el sitio que conseguí para verla y porque también había más participantes que en otras ediciones. La tarde, en lo climatológico, comenzó muy agradable pero rápidamente se metió una bruma que no permitía ver el Valle de Aridane, ni el mar , ni el cielo…  La sensación de frío iba calando la piel y para colmo antes de terminar de pasar los últimos corredores nos comenzó a llover con ganas…  Decidimos bajar por el sendero que utiliza el recorrido de la Transvulcania de la Torre del Time hasta el Mirador, porque la bajada del sendero de la vertical estaba peligroso para un patoso como yo, y lo más importante, con la Nikon en la mano…  Cuando me enteré de los vencedores no pensé que hubiesen sido ellos…  me dio la sensación que otros runners subían más rápido por la pared empinada en la que estábamos…  Es difícil saberlo sin mirar el crono y pendiente de hacer la mejor afoto. La bajada hasta el coche se hizo larga y resbaladiza por la lluvia…  Ya sólo pensando en la madrugá del Sábado para volver a subir a Cumbre Vieja.

Son las 3:30 horas del Sábado y el despertador toca diana…  Ducha y café rápido, coger todos los bártulos de afotar, de comer, de poner (ropa),… Carretera y manta. Primera parada recoger a mi padre y seguir hacia el Refugio de El Pilar hasta llegar a la pista del Cabrito ya al este de la isla.  Allí quedamos con mi cuñado para hacer trasvase de vehículo y poder subir a las Deseadas en 4×4. (más seguro que mi Qashqai sobre todo tras pasar muchos vehículos de la organización horas antes para montar el avituallamiento y el resto de despliegue de medios de seguridad, sanitarios,…).  Llegamos primero al cruce y nos recibe una espesa niebla y un chipi chipi que nada bueno presagiaba..  Jose (cuñado), se pasa de largo en la rotonda y es que no se veía ni a un palmo de narices… Cambiamos de montura y los cuatro nos dirigimos a las alturas deseadas…

Llegamos rápido, antes de las 6:00 horas y, por tanto, antes de que los corredores de la ultra tomaran la salida en el Faro de Fuencaliente.  Al aparcar el coche ya nos dimos cuenta que las copas de los pinos se movían más de la cuenta. Intentamos bajar y no pasaron 5 segundos ya estábamos de nuevo dentro del jeep.  El frío cortaba y el viento era intenso… Aprovechamos a picar “alguito” para estar fuertitos al salir de nuevo. Desde el coche contemplábamos calentitos como las pasaban canutas en el avituallamiento líquido para poner las carpas, mesas, bebidas,…, una odisea.  El termómetro marcaba 3ºC y sólo verlo ya daba frío…

Cuando vemos que están apunto de asomar los primeros rayos de luz decidimos ser valientes y subir del collado al pico de las Deseadas por el sendero de la prueba y de la Ruta de los Volcanes.  Con linternas, frontales, cámaras, mochilas y bien abrigados (nos hubiera hecho falta aún más abrigo), comenzamos a subir y a sufrir los embates del viento.  A mitad se subida y cuando ya dejamos la protección de los pinos se divisa el amanecer con el Teide al fondo. Lograr hacer una foto es misión imposible porque no hay manera de cuadrarse y estarse quieto para disparar…  Se hizo lo que se pudo…

Cuando llegamos a la cima sólo estaba el responsable de AEA.  Sin un hueco donde esconderse, ni un árbol que amortigüase el vendaval, no fue una espera nada cómoda…  Gracias a un licorcito que llevó papá y que calentó nuestros espíritus, que rico estaba. Nos movíamos con dificultad y para acceder a la antena (punto más alto en el hito de las Deseadas), nos las deseamos…  pero la vista de los volcanes, el mar de nubes, los rayos de sol, la Caldera al fondo, el Valle de Aridane al Oeste,.. era impagable y compensaba el esfuerzo realizado.

Ufff  y los corredores, ¿están tardando?, nos decíamos entre nosotros.  A esta hora (7:40 h), ya estaban asomando en otras ocasiones…  Sabíamos que iban a acumular retraso con respecto a otras ediciones porque el viento no les permitía avanzar con normalidad.  Muchos gastaron fuerzas de más que luego hubieran necesitado para terminar mejor la prueba.

Ya con el día claro nos juntamos 7 personas en el pico…  Llegaron dos intrépidos corredores que este año veían la prueba desde la barrera (uno desde el Tión y otro, madrileño, desde el Refugio de El Pilar). Justo antes de divisar a los primeros corredores por las coladas negras antes del avituallamiento (ya sin carpas por las rachas de viento huracanadas), apareció Nagi, fotógrafo japonés en gran forma física y con una sonrisa perenne en su cara, al que había conocido en el km Vertical el año pasado, y que venía también desde el Refugio.

Por fin se acercan los primeros espadas…, en la subida se une la dureza del desnivel y las pisadas sobre el picón a las fortísimas rachas de viento que por momentos zarandean a los corredores… Además, el viento aumenta la sensación del intenso frío, y lanza la arena como pequeños misiles en los ojos y en la piel descubierta de los corredores… dantesco !.  Para afotar no eran las mejores condiciones ya que muchos primeros planos no me servían al salir los ojos cerrados…

Cody Reed pasaba en cabeza para continuar con la tradición de los runners norteamericanos que salen a saco desde los primeros metros y que, menos en la edición del pasado año con Tim Freriks, nunca les dio resultado al llegar a la meta de los Llanos.

A partir de aquí un rosario de cientos y cientos de corredores…, gritos y fotos sin parar, ellos gastando muchas fuerzas pero la mayoría con una sonrisa en el rostro e incluso dándonos las gracias por subir hasta allí para verlos y animarlos…. increíbles.  Llega un momento que ya no siento frío y hasta me olvido del viento, la marea humana te hipnotiza y sólo te concentras en el visor y en captar la mejor imagen posible…

Comenzamos a descender hacia el avituallamiento sin dejar de afotar en ningún momento y buscando distintos encuadres que haga que las fotos no sean monótonas y repetitivas (lo cual no es fácil).

Al llegar al collado me doy cuenta que dos chicos de la Cruz Roja sostienen a un corredor que no puede apoyar una pierna…  Me acerco y le pregunto que le ha pasado y me dice que se ha roto, la cara de sufrimiento lo dice todo…

Nos vamos para el coche como tiros para seguir la prueba en otro punto del recorrido y aún quedan por pasar muchísimos corredores a los que no pudimos animar ni afotar… Una pena… al poco de bajar por la pista… Pufffff, pinchazo…  (ya me pasó en la Transvulcania Bike, sólo que allí iba sólo).  Gracias a Jose se cambió la rueda en un periquete y ya que estábamos parados y eran más de las 10:00 h. decidimos hacer la parada técnica para reponer fuerzas con bocatas y un vasito de vino…

Gracias al retraso que llevaba la cabeza de carrera nos dio tiempo a llegar al Puerto de Tazacorte antes que ellos…  Aquí era el calor y el solajero lo que predominaba por lo que el cambio de meteo fue radical. Lo mismo pensarían los corredores.  Subimos un poquito el sendero de El Time buscando poder hacer unas fotos decentes y a la vez buscando algo de sombra. A los pocos minutos por la megafonía anuncian que el primer corredor aparece en la parte alta del sendero y esperamos con ansia a ver quien es el afortunado…  Cuando llega a nuestra altura va sin cadena…, no puedo verle el dorsal, miro las fotos hechas en la cámara y vualá !  Pere Aurell es el lider, menuda sorpresa, fue mi primera reacción… Luego pasa Dimitry saltando al estilo de una cabra montesa y el tercero era un francés al cual no tenía el placer de conocer ni por referencias…  Los americanos a continuación ya mezclados con otros muchos corredores de nivel destacados. Estanislao Rivero es el primer canario en pasar y antes de aparecer Ida Nilsson me desgañito al ver al bueno de Samu Fernández bajando con una sonrisa de oreja a oreja. Primer palmero de la ultramaratón y el mejor momento de la edición 2018 de Transvulcania.  Casi no atino a afotarlo de la emoción y de los gritos pero alguna le pude sacar…

Después de un tiempo largo y ver pasar a los primeros de la maratón fuimos a reponer fuerzas… De ahí de vuelta al barranco de Las Angustias a una de las zonas estrechas con una formación geológica peculiar. El goteo de corredores es incesante y el cansancio de la mayoría es patente. Les damos ánimos a todos e insistimos en que ya les queda poco para la meta…

Cerca de las 20:00 horas cogimos rumbo a la Enrique Mederos pero en vez de situarme en meta con el pase de prensa como tenía previsto en principio preferí seguir con Vane por la calle afotando a los corredores en medio de la Avenida. El gentío era enorme, mucho más de que esperaba…, que buen ambiente y los runners bien que lo agradecían…

Ví entrar a Chucho con Lourdes y los chicos antes de la alfombra naranja de meta y de que los cargara sobre sus hombros como todos los años al cruzarla…  El año que viene no se como va a hacer para cogerlos porque ya la prole tiene un tamaño y un peso más que respetable….   Es una de las imágenes más esperada y espectacular de cada edición de Transvulcania.

Tocamos retirada para pasar por la ducha y ver si había ánimos de ver la entrega de premios y a Café Quijano pero el sillón y el cansancio nos ganaron y aquí se acabo la aventura de este año.

Por otro lado está la vertiente social y de gestión de la Transvulcania.  Todos los años existen y/o se crea polémica por las más diversas cuestiones, unas de mayor enjundia que otras.  Este año no iba a ser menos y las redes sociales son un caldo de cultivo perfecto para propagar al instante cualquier mecha que se encienda…

La bolsa del corredor fue el primer detonante de controversia ya que en su interior se encontraba una monodosis de gofio de origen gomero (no palmero), con el consiguiente desagrado de muchos corredores y palmeros en general.  Así apriori parece una metedura de pata por parte del organizador y cuestión que le honra, la consejera de deportes del Cabildo, asumió la culpa como suya.  Sin embargo, yo no puedo estar de acuerdo con esta crítica feroz por defender el gofio palmero como santo y seña de la isla.  Yo tengo en alta estima a una empresa, sea gomera o de san borondón, que valora a un evento como Transvulcania para ceder su producto y darlo a conocer a corredores foráneos y residentes. ¿Dónde estaban las empresas palmeras de gofio o de cualquier otro producto? aquí no cuento a Aguas de La Palma ni a SPAR La Palma, por ejemplo, que colaboran hace años con Transvulcania. En esta edición colaboró una empresa de mojos. Otros años han colaborado empresas de miel, de plátano, de licores, de repostería,…

El empresariado palmero, con sus excepciones, tiene la insana costumbre de esperar a que te toquen en la puerta y que te pidan colaboración y algo a cambio.  La iniciativa brilla por su ausencia y ahora se quejan de la mala imagen para sus marcas el que desde otra isla se promocione un producto que aquí se elabora y comercializa…  Espabilen y aprovechen las sinergias que proporciona un evento del calibre de Transvulcania.

Ya en cuestiones de carrera me resulta difícil de entender como hay corredores que no se leen el reglamento con detenimiento.  Corredores que no llegan a tiempo a la salida de las diferentes modalidades. Los que se levantan a su hora y acuden antes de la hora límite a la salida no tienen culpa de que haya rezagados o despistados.  Como puede ser que aún haya corredores que piensen que en las Deseadas hay comida cuando esta claramente especificado en el reglamento y, hasta en el dorsal,  que es un avituallamiento líquido. No lo puedo entender.  La Transvulcania no es una carrera de 10 km en asfalto y hay que tener claro que se está preparado para correrla y para entenderla.  Ha habido algún caso de corredores en el Hospital con problemas para regresar de madrugada a su lugar de hospedaje. En ese aspecto la organización debe poner el esfuerzo en mejorar.  Por otro lado las novedades en la zona de salida y meta han sido un acierto total.  Para evitar los atascos y atropellos en la salida sería bueno que se valorara el salir por calles en función de palmarés y tiempos. Es complejo decidir el orden de las tandas en la salida pero no existirían las congestiones de corredores que hay en la actualidad. La meta en los Llanos me ha gustado mucho y eso que tenía mis dudas.  Pensaba que perdería con lo acogedor de la plaza y el ayuntamiento pero el ambiente fue genial en la Enrique Mederos. La zona de gradas, pantallas, arco de meta y alfombra le conferían una estampa de nivel seguida por todos los arcos y banderolas de los patrocinadores. Más comodidad y seguridad. Todo un acierto.

Esto son mis opiniones y vivencias… como tal las cuento y por supuesto habrá quien no esté de acuerdo lo cual es muy respetable tanto como la valoración que aquí suscribo.

Sin más ya esperando la edición de Transvulcania 2019 dedicada a la naturaleza.

Galería de imágenes de Transvulcania 2018

Anuncios
Publicado en Mi Opinión

¿QUÉ AFOTAR EN 2018?

¿QUÉ AFOTAR EN 2018?

Este 2018, que recién empieza,  me trae pensamientos y reflexiones, apetencias e inquietudes que vienen gestándose desde hace ya bastante tiempo.

Lo típico…, comienza el año y nos ponemos nuevos retos y objetivos. Ya veremos si los alcanzamos o quedan en simple proyectos como en tantas otras ocasiones.

Me apetece realizar otros retos fotográficos. Gestionar mi escaso tiempo libre en actividades menos estresantes.  Lanzar miradas pausadas a través del objetivo.

38876349144_095ca60274_o

Mi pasión por afotar sigue intacta pero mi cabeza me dirige a recorrer senderos de tranquilidad…

Con todo lo anterior quiero expresar mi relativo cansancio psíquico (el físico siempre ha estado ahí), a seguir fin de semana tras fin de semana, carrera tras carrera, hora tras hora, segundo a segundo…, afotando pruebas deportivas de todo tipo aunque en especial del mundo del trail y del running.

Como yo me tomo ir a afotar los eventos deportivos conlleva más curro del que puede parecer a priori.  Los que comparten esta afición (cada vez son más), creo que me entenderán perfectamente, sin embargo, al común de los mortales le costará hacerse una idea.

Los días previos a una carrera, por pequeña o grande que esta sea, hay un trabajo anterior para estudiar el recorrido (como si fuese un corredor que va a participar); si a dicha prueba has acudido en ediciones anteriores en vez de ser una ventaja, en mi caso se convierte en un quebradero de cabeza más, ya que debo buscar nuevas localizaciones que eviten mi hastío y que ayude a la mejora de las afotos ( y eso que abuso de tomar primeros planos donde el paisaje no es tan primordial).  Hay pruebas a la que he acudido en todas las ediciones que se han celebrado como, por ejemplo, en las 9 ediciones de Transvulcania, aunque justo esta carrera es especial y me atrae de manera diferente a cualquier otra. Cosas de mi cabeza, otra vez.

A veces, las menos, intento acudir días antes de la prueba a realizar un reconocimiento previo en busca de buenos emplazamientos para afotar.  Esos ratitos suelo saborearlos para descubrir los rincones y paisajes que durante la prueba no da tiempo a disfrutar. En ocasiones he ido a inspeccionar un recorrido y luego no he ido a la prueba… (Sobre todo en los últimos tiempos y señal de agotamiento).

Otro paso previo antes de cubrir un prueba es revisar el equipo afotador. Recargar baterías, limpieza de lentes, escoger las focales adecuadas (angulares, teles,…), que mochila llevar, tirar de una o dos cámaras (hace tiempo que sólo llevo una), flash si o flash no (suele ser no), recordar las ausencias (70-200mm 2.8),…

El día de la prueba normalmente acudo bastante temprano, antes del pistoletazo de salida. De esta manera veo el ambiente previo con la recogida de dorsales, con las charlas con corredores y otros afotadores,…, entras en calor y, posiblemente, sea de los mejores momentos del día. Si la prueba es lejana el madrugón no te lo quita nadie.

Mi Qashqai ya se conoce buena parte de los caminos asfaltados y de tierra de la isla bonita. Y alguna vez también lo he estresado más de la cuenta…

9877067956_54d9b1ee99_o

Ya estamos en plena competición y no sólo para los corredores.  Aquí comienza el verdadero estrés para poder cubrir la prueba en varias localizaciones diferentes. El corre y corre, hay que no llego, las miradas al reloj, me dará tiempo, voy justo,…, aparcas como puedes, te bajas del coche, pillas la cámara al lazo y patear para afotar…

Llega a meta el ganador y seguimos por los senderos afotando hasta el último participante, si el cuerpo aguanta, y nos retiramos de vuelta a casa sin acercarnos al ambientazo de meta.

Ahora comienza la parte más tediosa del día. Descargar las imágenes al PC, seleccionar algunas a vuela pluma (normalmente sólo una cuarta parte de lo que se dispara), poner la firma, parir un título (todas lo merecen), y subirlas a mi galería de Flickr para quien quiera contemplarlas…  La parte de edición suele durar varios días y se hace a ratitos, por lo que veces no se eligen las mejores fotos, ni se editan como uno lo haría con calma.

16913720133_c772dc9450_o

Comparto algunas poquitas fotos en la red social Facebook, muy poquitas, ya que al “fasebuc” le encanta bajar la calidad de las imágenes, limitar la audiencia si no pagas (no lo he hecho nunca), censurarte si abusas al etiquetar a personas y/o entidades,…. Juegas en su terreno, donde el público acude en masa, y ponen sus reglas aunque no las comparta, las acatas si quieres que tus imágenes tengan algo de relevancia.

Siempre aconsejo ver las imágenes en la página de Flickr que es gratuito y las imágenes conservan su calidad de subida original.  Seguramente si subiera 300 fotos de cada prueba al Facebook llegarían a verse por mucha más gente pero prefiero que sea sólo un reclamo para que las puedan disfrutar en alta calidad en Flickr unos pocos “aventureros curiosos”. (ojalá haya cada vez más curiosos).

Una vez en la red sólo queda que guste…

FLICKR ALEXIS MARTÍN

Y ¿qué hacer en 2018?  Según veo el calendario de eventos deportivos me va a dar un “síncope”…  He tomado nota, porque hay que ser previsor, de los eventos interesante a priori para afotar teniendo en cuenta alguna que otra prueba en otra isla del archipiélago…

Es para tomarse un respiro, meditar con calma, y decidir hacer una pausa, un kit kat que permita acudir a menos eventos y disfrutarlos más…  La cantidad suele estar reñida con la calidad y yo soy de esa manera de pensar….

Doc2

Buff y la cantidad de pruebas y de modalidades deportivas que habré olvidado incluir…

La fotografía es mi hobby.

Me han contratado desde algunas entidades y organizaciones, como a otros compañeros, por realizar reportajes de grandes eventos obteniendo remuneración por ello, lo cual es de agradecer, sobre todo porque valoran el esfuerzo y la calidad del resultado que vengo obteniendo con mi Nikon. Por otro lado, no cobro a ninguna persona (particular), por las fotografías que he hecho hasta ahora, algo que me replanteo a futuro. Esta afición es cara y el material que se ha quedado por el camino ha sido costoso.

Aquí abro un paréntesis ético. Cobrar por realizar mi hobby, mi divertimento, con el trabajo que supone, (mencionado en este escrito con anterioridad), ¿está bien o está mal? pues depende de la moral de cada quien y de cada situación en particular, así que lo suyo será valorarlo en cada caso si llega el caso.

Volviendo a la locura de calendario confirmo que este 2018 afotaré sin parar cada vez que me apetezca, sin estresarme por ir a uno u otro evento, como si no voy a ninguno, priorizando al deseo de lo irracional, a la magia del instante, al fluir del momento…

Veremos lo que nos depara las ansias de imaginar y plasmar instantáneas…

25675232268_7e039a34f5_o

De momento a comer que ya son horas…. y me relaja… 😉

Publicado en Mi Opinión

Buenos deseos …

Yo he visto muchos eventos y empresas anunciándose en las rotondas donde ahora están los abetos. Desde grandes eventos deportivos como Transvulcania a otros más pequeños.. y en la mayoría SPAR ha estado presente, colaborando y comprometiéndose con la sociedad palmera.

Los palmeros, entre los que me incluyo, somos muy dados a la crítica fácil y enjuiciar de primeras sin pararnos a reflexionar un poquito…. Repito, yo el primero. Mi Familia lleva toda la vida vinculada a esta empresa. Al igual que nosotros 500 personas más (que no son pocas).

La palabra SPAR significa Abeto en su neerlandés original. (holandés).

Hace unos días se han instalado dos grandes logos de SPAR deseando Feliz Navidad y Año nuevo, dos Abetos serigrafiados con los nombres de los barrios, en la entrada a la capital, frente a correos (antigua fuente luminosa, ¿se acuerdan?), y en la glorieta de Hoyas Hondas que da acceso a El Paso. Tazacorte y Los Llanos.

Yo veo que SPAR ha puesto un guiño a la Navidad. También he visto que ha puesto supermercados en los 14 municipios de la isla, que trabajamos familias completas y desde hace muchos años, que ayuda ONGs y entidades locales (cáritas, cruz roja, aecc, etc.), que puso su granito de arena en ese fuego que nos quemó a todos un poco, y yo esto lo digo, y lo sé, porque estoy dentro…

Claro que la Navidad son fechas entrañables, sentimientos y acciones…, para mi, por ejemplo, son fechas tristes porque me falta mi madre sentada en la mesa pero también es ilusión porque tengo niños…, es consumo, regalitos para los peques, una copa con los amigos, una comida con la familia…. pero si hablamos de solidaridad, de compartir, de compromiso, yo creo que esta empresa lo cumple no sólo en Navidad sino todo el año, así que, yo veo un buen gesto dónde muchos sólo han vertido críticas.

Desear Feliz Navidad y Año Nuevo no debiera molestar a nadie.

Las entidades públicas lo debieran hacer y, muchas lo hacen, y las empresas privadas que colaboran para que la economía de la isla progrese también deberían ser libres para hacerlo.

Rotonda de Hoyas Hondas, Los Llanos De Aridane, Canarias, Spain

Publicado en Carreras por montaña, Mi Opinión

Transvulcania 2017

Ya han pasado 10 días desde que terminó la novena edición de TRANSVULCANIA y me gustaría comentar, de manera totalmente subjetiva, algunos pormenores relevantes.

Soy un enamorado de este evento. Yo no corro (a veces sueño con ello), ni la organizo (les admiro por el curro que lleva), pero la vivo con la mayor devoción. Semanas antes ya siento el cosquilleo y estoy atento a toda la información que se publica en los medios y, sobre todo, devoro lo que difunden las redes sociales.  Que si este año viene tal o cual, que si la Federación no deja acudir a los seleccionados para el mundial, que si este año no hay tanta publicidad, que si la Reventón Trail le resta corredores de nivel, …, y un largo etc etc etc…Sigo con expectación como se van preparando los amigos y conocidos del trail palmero e incluso de más allá.  Ver los progresos en los entrenos, o los contratiempos, y como luchan para llegar a plenitud de forma para una cita especial en el calendario.  Te encuentras por la calle a muchos de ellos y lo primero es preguntar ¿como lo llevas?, ¿estás en forma?, Este año si que si…. La mayoría responden ¿dónde te vas a poner?, sácame guapo !…   y más ganas me entran de que llegue la prueba…

eed04-34328570830_4f018cb993_k

El Miércoles acudo a las charlas en el Hotel H10 de los Cancajos dónde tres ponentes nos comentarán sus experiencias y esperanzas antes de Transvulcania.  Comenzó Paola dándonos consejos sobre nutrición y lo primordial de una buena gestión de la alimentación tanto a corredores como al resto de los mortales. A ver si aplico algo de lo allí dicho…

Continuó Juanjo Penyo, un ejemplo de tesón, valor, y…,calificativos mil…  Contó su historia, su vida, marcada por una grave cogida de un toro mientras trabajaba como recortador. Gracias a ser una persona con un gran espíritu vital es en la actualidad ejemplo para personas a los que han amputado una pierna o un brazo.  Miembro del equipo nacional de triatlón paraolímpico ha sido la primera persona amputada que ha completado una ultra de montaña, Transvulcania. No hay palabras para su gesta.., simplemente, chapó !! y ole tus huevos !!!

El tercer ponente era el tricampeón de Transvulcania, Luis Alberto Hernando, y gran referencia del trail mundial. Lo que más admiro de Luis es su naturalidad, su cercanía y hasta su timidez. Una persona normal sino fuera por sus capacidades físicas, sus horas de entreno, su voluntad y su cabeza tan bien amueblada…  Un superhéroe del deporte al que los genes también han ayudado.

fe7a2-34582434375_b6e365af5f_k

Llega el Jueves y comienza lo bueno. Después de una mañana promocionando el patrocinio de SPAR en Transvulcania montando un avituallamiento, como los de la carrera, en plena Calle Real de Santa Cruz y en la Plaza de España de Los llanos, nos fuimos para Tijarafe. Este año nos colocamos a una cota más baja, por encima de los repetidores de El Time, buscando caminar menos “que no estamos pa muchos trotes”. Me acompañaron Juan y Javier. Nos llovió y pasé algo de frío. Es lo que tiene la primavera… Con bastante más ambiente que el pasado año comenzaron a llegar los primeros corredores del kilómetro vertical menos vertical del skyrunning.  La edición con más “verticalistas” fue de menos a más con varios momentos estelares.  Uno de ellos cuando apareció un fotógrafo japonés con un mochilón a la espalda tan grande como él y dos camarones como dos soles…. Trabada de la mochila colgaba la bandera nipona y subía a todo tren cargado como describo y levantando los aplausos del respetable allí congregado…  Un showman, como su afotada mini corredora oriental, Yuri Yoshizumi, a la postre ganadora de la prueba.

b9cf7-34484653221_85253af0c4_k

El momento cumbre llegó con la aparición de los tenores y aspirantes al triunfo en todas las quinielas. Sólo faltó a la cita Rèmi Bonnet que no apareció a nuestra altura (luego me enteré que sufrió una caída). El más esperado era Luis Alberto Hernando y no defraudó.  Su respiración sobrecogía y sus violentos bastonazos asombraban a todos los allí presentes.  No se reservó, lo iba dando todo. Subía como un caballo desbocado…  Lo daba por ganador.

605cf-34216305520_273d271703_k

Sin embargo, a continuación apareció el número uno.  De apellido impronunciable, Stian Angermund-Vik, no parecía un vikingo noruego. Sin aspavientos, subía suave y ligero, con el mismo “caminar” del colombiano Saúl Padua.  Constante y elegante logró batir a Luis y hasta con cierta solvencia. La victoria del especialista…

Un Jueves estupendo de trail sólo empañado por el susto de la caída del soporte de una pantalla gigante en la salida del Puerto de Tazacorte.  Espero que los afectados a estas alturas estén recuperados…

El Viernes en modo recuperación previo al día grande y aprovechando para pasar por la feria del corredor y ver los stands, palpar la atmósfera running y ya con ganas de madrugar…

Toco diana a las cuatro de la mañana…, ya con baterías, cámaras y accesorios varios de afotar a los que hay que sumar agua, cervezas, acuarius, coca colas,…, todo listo.  Despierto a Saúl, mi hijo me acompaña este año, y se levanta rápido, buena señal.

A recoger a mi padre y para el Refugio de El Pilar.  Llegamos a 8 ºC y el abrigo se hace necesario. Menos mal que aparcamos al lado del kiosko y nos tomamos chocolate caliente y café. Ya el equipo al completo, con mi sobrina y mi cuñado, nos aventuramos, aún de noche, por el parque recreativo. Es interesante ver el trasiego de los voluntarios con el montaje de los avituallamientos, la carpa de la cruz roja, el cronometraje, el merchandising, …, y nosotros rumbo a la Barquita bajo las estribaciones del Birigoyo para ver amanecer.

A partir de aquí pendientes del reloj y es que sobre las 8:20 horas debían aparecer los primeros corredores que salieron del Faro de Fuencaliente a las 6:00 horas. Y así fué…

57bc9-33914742243_33400d3e5b_k

De aquí en adelante todo fue afotar y afotar sin casi respiro…  El Sigma 50-100mm f1.8 ideal para retratos se portó muy bien junto a la D500 de Nikon.  No es el equipo ideal para fotografía deportiva ya que el sigma se queda corto de focal y no es estabilizado pero es lo que tengo y no me quejo…

Cerca de las 12:00 horas, y después de haber parado a desayunar, llegamos a la zona de la cajita del agua de  Minaderos, en Tijarafe.  Esta zona se caracteriza por la dureza de la bajada y más aún si pensamos que vienen desde el Roque de los Muchachos por un terreno de rocas rompepiernas. No habían pasado ni un par de minutos y aparece el primer corredor. Reconozco que no sabía su nombre.

6e989-34534955732_717f2670d0_k

Cuando vimos a Tim, que así se llamaba el susodicho,  bajando hacia el refugio, iba segundo pegado a Hayden Hawks pero se cayó a unos 50 metros frente a nosotros. Se levantó como un resorte y siguió como si nada hubiera sucedido. El sendero estaba con tierra húmeda por las zonas de penumbra y se ve que el calzado no era el ideal.  Por Minaderos iba concentrado con un correr fácil y alegre, no parecía que llevara 60 km encima…

Al verle en la pantalla de la nikon me doy cuenta que a este muchacho le había visto el día anterior, El Viernes fui a Puntallana a devolver una carpa que iba con destino al avituallamiento del Pico de la Cruz del día de la carrera.  Al pasar la gasolinera Shell me fijo en un corredor en la margen derecha del asfalto…  Elegante y potente, pensé, vaya galgo, ¿de dónde salió este?..  Y seguí pal pueblo. A la vuelta, no pasaron ni diez minutos, lo encuentro en la recta antes del casco urbano de Puntallana a todo tren. Pensé en sacarle una foto pero no me paré…, siempre uno va con prisas…  Me dejó con la boca abierta… Era un pura sangre de dos patas.

A la noche me entero por Facebook que el chico se había quedado en Puntallana gracias a los chicos de la Cabra Trail…  Un puntazo que subiera al podio con la camisa del equipo de Puntallana.

Desconozco el motivo pero este año he notado muchas más caídas que en ediciones anteriores. Cantidad de corredores con raspones y sangre en brazos y piernas.  Puede haber influido la sequedad del terreno, la mayor exigencia de los propios runners, …, aunque no creo que sea por una única causa…

79aaf-34354895800_151d9ef78c_k

Tengo que mencionar a las parrandas que acompañaban el paso de todos los corredores por la zona del barrio de la Cabezadas…  La autenticidad de esta prueba, Transvulcania,  se demuestra en nuestra gente y como viven y hacen sentir al que la disputa…  Las caras de los corredores lo decían todo, incredulidad y alegría, eso nos diferencia y no hay que perderlo.

5b0e8-34278128610_669b2199b5_k

Hasta las tres y media me aguantaron mis acompañantes…  recogimos bártulos y nos fuimos para casa. Cada año el cuerpo aguanta menos. Me temo que tanta emoción previa pasa factura. Ni a la Enrique Mederos me asomé, cogí el sofá y enroscado me quedé….

Disparé unas 1800 fotos de las que he subido la mitad a mi página de
Flickr de Alexis Martín. (pincha encima del enlace)

Les invito a que las vean y con calma… de un tirón reconozco que es imposible…

Lo mío es afotar no escribir, siento el ladrillazo y con ganas de Transvulcania 2018 !

Publicado en Carreras por montaña

V Copa SPAR Pro NEP 100% Solidario

Tras vivir y disfrutar de cuatro ediciones de la copa SPAR de carreras por montaña toca comenzar en 2016 una nueva etapa.

La copa de trail running de la isla bonita se renueva y lo hace desde el corazón. 

La Asociación de Niños Especiales de La Palma (NEP), coge las riendas de la organización de las seis pruebas que componen el evento y que tendrá como gran novedad el carácter solidario del mismo.      

“Todos por la Inclusión”.

La V Copa SPAR La Palma Pro NEP de carreras por montaña comienza el Sábado 28 de Mayo con la VI Mazucator Trail, y continuará con la Teneguía Trail, la Adeyahamen Trail, la Cabra Trail (gran novedad, 21 km.), y la Traviesa Trail. Todas ellas estarán organizadas por la asociación NEP (Niños Especiales de La Palma) y los ayuntamientos de Villa de Mazo, Fuencaliente de La Palma, San Andrés y Sauces, Puntallana y Puntagorda, respectivamente y que tendrán carácter netamente solidario. También pertenece a la Copa SPAR Pro NEP la VI Full Moon Trail que estará organizada por el Club Trecus Domingo Alonso La Palma y el ayuntamiento de Tijarafe ya que será Campeonato de Canarias.

Dentro de muchas novedades para este año quisiera destacar la realización de una carrera por la inclusión en cada una de las pruebas de la Copa SPAR Pro NEP con la colaboración de la Obra Social de la Caixa.

Este año la ‪#‎CopaSpar‬ en todas sus carreras tendrá el cronometraje con ‪#‎CONCHIP‬, una de las tecnologías más modernas del mercado, tecnología chip RFID.

Otra novedad es que habrá una camisa especial para los corredores que finalicen 5 de las carreras ‪#‎CopaSpar‬.

Y para aquellos que completen las seis pruebas de la copa habrá un equipaje completo especial. ‪#‎CopaSpar‬.

También se puede colaborar de manera solidaria con NEP con la adquisición por 1 € de la pulsera de tela de cada carrera de la Copa SPAR Pro NEP.  Aquí la pulsera de la VI Mazucator Trail.

Para mi es especial seguir las pruebas de la Copa SPAR Pro NEP, el fenomenal ambiente que se respira, los corredores de aquí (a casi todos ya les conozco), los parajes y senderos increíbles de la isla, mi afición a afotar,…, no puedo desear más que comience de una vez…

Como dice JGBC,  CORRE, DISFRUTA y AYUDA  !!!   

Nos vemos en la Villa de Mazo el Sábado 28

Clasificación VI Mazucator Trail

Publicado en Carreras por montaña

Transvulcania 2016

Cientos de imágenes pinchando en este enlace Transvulcania 2016

Hace tiempo que no escribo en este blog y reconozco que no he estado con muchos ánimos.  Sin embargo, la Transvulcania tiene sobre mi un efecto de subidón que me altera y me enerva para bien. Por ello me decido a escribir nuevamente.

Desde hace casi tres meses la palabra Transvulcania es de uso cotidiano. Por temas laborales me toca colaborar directamente con la organización del evento y me siguen sorprendiendo los entresijos y la complejidad que conlleva realizar una prueba de este nivel.

Como en 2015 este año quise disfrutar de la carrera en familia, con mi padre y mi cuñado, y dije que no a varias propuestas para trabajar como medio gráfico en la prueba. Gozar de la prueba libre de ataduras es lo más parecido a correr para un afotador como yo.

Acudí al kilómetro vertical el Jueves por la tarde por la zona de la cajita de agua de Minaderos. En compañía de Javier subimos a ritmo de tortuga hasta el collado a 500 metros de la torre del Time donde se contempla una postal del valle de Aridane y de la Cumbre Vieja.  De aquí seguimos el sendero en sentido contrario a la prueba hasta llegar a una zona de vértigo donde las imágenes debían quedar espectaculares.

Por esa zona estuve hace dos años y el público en esta ocasión no se desplazó como en aquella edición. Me sorprendió la gran cantidad de runners que iban muy tocados, al límite, con la respiración entrecortada y caras de sufrimiento.  Todo lo contrario que Saúl Padua, el joven colombiano, que subía con una suavidad insultante, sus piernas flotaban sobre las rocas del precipicio.

Cuando termina la prueba nos toca deshacer lo andado hasta llegar al coche. Este esfuerzo me pasó factura y mi pésimo estado de forma hizo que mi cuerpo se resintiera nuevamente. Un par de episodios de cólicos nefríticos o similares en los dos últimos meses hacen que no las tenga todas consigo para el día grande de Transvulcania.

Ante el temor de como me encontrara el Sábado preferí asegurar e ir al Refugio de El Pilar donde no veía la prueba desde la segunda edición.  Salimos a las 5:30 horas y antes de las seis aparcamos en la zona habilitada para prensa. Con el kiosko ya abierto no pudimos resistirnos al olor a café recién hecho y se nos unió Jose. Los voluntarios ultimaban el montaje de los detalles del avituallamiento, de la salida de la maratón, de la seguridad,…  Lo que me llamó poderosamente la atención fué la señal 3G en mi móvil cuando habitualmente movistar no carbura por esos lares. Viva Transvulcania pero dejen el repetidor todo el año.

Nos animamos y con las primeras luces caminamos el sendero que conduce a los corredores al Refugio pero en dirección contraria, hacia la ruta de los volcanes, hasta llegar a la Barquita. Aquí nos apostamos hasta que en pocos minutos aparece Sage Canaday, como en alguna otra edición, marcando el paso a un gran ritmo. La emoción es grande y aunque parezca una tontería se me pone la piel de gallina. Mientras busco encuadrar la Caldera de Taburiente y el Bejenao lo cual no es sencillo porque la niebla va y viene a una velocidad increíble. Todo no se puede controlar para que salga la foto que uno quiere o tiene en mente.

En esta ocasión y a diferencia de otros años Nicolas Martin (medio tocayo), segundo por la Barquita, y Luis Alberto Hernando, tercero en esos momentos, van a poco tiempo de Sage.

Comenzamos a descender a la vez que los corredores hacia El Pilar y sin parar de afotarlos…  Si ya es difícil a la velocidad que vienen y al goteo continuo de runners se une la dificultad de las luces y sombras, de la vegetación, de la estrechez del sendero,….

Pasa una hora y miro los disparos realizados y van 850 fotos.  A este ritmo me quedo sin tarjetas y sin batería.

Nos perdemos la salida de la Maratón al estar entusiasmados afotando sin parar doscientos metros más arriba…  y decidimos arrancar para Tijarafe haciendo una pausa para reponer energías.

Continuamos a mi lugar preferido estos últimos años, por la zona alta de El Pinar en Tijarafe, en busca del primer corredor de la ultra.

La bajada es muy dura y como dicen los entendidos “rompepiernas”, y para afotar da mucho juego. Este año no hacía el calor de ediciones anteriores e incluso llegó a lloviznar y a mojar las piedras con lo que aumentaba el riesgo de caídas.

Hernando ya pasó con un par de minutos de ventaja sobre Martin que aumentaría en el final de la bajada y del Puerto a la meta.

En mujeres Ida Nilsson pasaba muy destacada y machucada ya que se había caído varias veces y sus piernas estaban llenas de heridas y tiritas.

Sobre las 17 horas hacemos un kit kat y nos vamos al Puerto de camino a la meta de los Llanos. Ya cansados tras dos noches sin apenas dormir aguanté hasta que la segunda batería de la Nikon dijo basta.  Tres mil y pico fotos que tardaré mucho tiempo en ver en su totalidad. Tiempo al tiempo.

Este año creo que es la edición que más imágenes de corredores he visto en las redes sociales. El Domingo siguiente a la prueba miles de fotos inundaban la red. No puede haber un corredor de los 3.050 inscritos que se haya que dado sin un retrato.  Impresionante. Gran trabajo de todos aquellos que afotan aunque sea con su móvil.

La organización como siempre del diez, el público genial y sin su apoyo la prueba no sería lo que es. Nuestra gente hace a Transvulcania especial y única.  Qué no se pierda la esencia… Y gran detalle recuperar el protagonismo final de los corredores locales en el podio.

Cientos de imágenes pinchando en este enlace Transvulcania 2016

Ya queda menos para el 13 de mayo de 2017 !!  comienza la cuenta atrás…